Optimismo: para algunos, ejercicio de voluntad.

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
martes, 03 de enero de 2017

Como siempre en estas fechas estamos cargados de buenas intenciones y miramos al futuro con todo el optimismo del que somos capaces. Puede suceder que esta carga de optimismo que traemos de serie, nos resulte un poco escasa, y que nuestro talante no se caracterice por ser la “alegría de la huerta” precisamente. Si es así, no hay problema, ya que en esta vida, con voluntad, todo es susceptible de aprendizaje…hasta el optimismo.

Cada uno de nosotros venimos al mundo con un sello biológico que determina en gran parte la esencia de lo que somos. Es responsabilidad de este temperamento tener una mirada más o menos positiva frente a la vida. Es por esto, que el hecho de tener una vida más o menos satisfactoria no condiciona drásticamente  que veamos el vaso medio lleno o medio vacío.

Estrictamente hablando, por tanto,  no escogeríamos ser optimistas o pesimistas.  Elaine Fox, académica de la Universidad de Essex y especialista en Psicología Cognitiva describe cómo el optimista tiene un cableado neuronal distinto al del pesimista. Algo con lo que se nace y que las experiencias de vida no hacen más que reforzar. Aunque Fox  plantea que existen algunas técnicas que pueden ayudar a los pesimistas a controlar su derrotismo al modificar las conexiones nerviosas en su cerebro.

Como ya hemos comentado en múltiples ocasiones,  la investigación científica está repleta de estudios que muestran que experimentar emociones positivas lleva a estados mentales y comportamientos que de forma indirecta  nos preparan para enfrentar las adversidades.

Fox sugiere que una de las razones de la distinta forma de mirar el mundo de los optimistas podría radicar en que existe una estructura en el cerebro clave en la interpretación y la búsqueda del placer, que en los optimistas es una zona particularmente destacada, y que las conexiones neuronales que unen esta área con otras encargadas de la planificación, el razonamiento y la resolución de problemas, son mucho más fuertes. Esto hace que  los optimistas no solo sientan una sensación de bienestar de base, sino que tienden frecuentemente a buscar placer y experiencias nuevas que se la proporcionen.

Por el contrario, los pesimistas, con conexiones neuronales más débiles son menos propensos a buscar nuevas experiencias y tienden a creer que las cosas malas les ocurren sin que ellos puedan controlarlas.

Fox señala que las personas con una visión más oscura de la realidad no son, en el fondo, más negativas, sino que simplemente tienen un cerebro que sobre reacciona frente al miedo, lo que los hace más temerosos del entorno y, por tanto, más desconfiados de que las cosas buenas les ocurran.

Para Fox hay pocas dudas acerca de los beneficios de ser optimista, y por tanto de la importancia de trabajar voluntariamente en el cambio de las rutas pesimistas del cerebro.

 

 

Sus principales propuestas para lograrlo se basan en:

  • La reasignación del significado del contexto. Una de las características más evidentes de las personas pesimistas es que tienden a ver todos los escenarios, incluso aquellos neutros, como negativos. En un experimento desarrollado en la universidad de Cambridge, se presentó en la pantalla de un ordenador a un grupo de personas dos palabras para completar una oración de modo que esta tuviera sentido. El truco era que ambas palabras encajaban en la oración, pero una le daba un sentido positivo y la otra, uno negativo. Los que se habían declarado pesimistas antes del experimento no pudieron evitar completar las oraciones de manera negativa. Simplemente, porque estaban tan acostumbrados a hablar de dicho modo, que esas palabras eran las que les daban mayor sentido. Mathews y Mackintosh cambiaron sistemáticamente la exposición de los pesimistas a una amplia variedad de frases. Durante un tiempo, los investigadores expusieron a los jóvenes solo a frases positivas. Después de ello, no solo tendieron a elegir oraciones más positivas al realizar nuevamente el primer ejercicio, sino que también fueron capaces, en otro estudio, de disminuir sus niveles de ansiedad, relacionados con la interpretación negativa de las situaciones ambiguas.
  • Fox también propone trabajar en el ejercicio del control de las emociones, haciendo un esfuerzo importante de concentración para bloquear ciertos estímulos que impliquen polarización negativa de las vivencias y los hechos, y anulación de otra parte de la realidad también existente.

Como señala Seligman, “el optimismo está muy relacionado con la responsabilidad que asumimos o no las personas ante aquello que nos ocurre. En definitiva, el optimista se sabe responsable de aquello que le sucede, y, por tanto, se cuestiona qué es lo que puede hacer para rectificar, mejorar o cambiar una determinada situación. Por el contrario, el pesimista tiende a sentirse impotente frente al mundo o incluso frente a sí mismo y espera pasivamente a que sean las circunstancias externas las que cambien”.

Como acabamos de asomarnos a un nuevo año, e independientemente de cómo sea  nuestro sello biológico,  tenemos ante nosotros una gran oportunidad para comprometernos en equilibrar o inclinar nuestra balanza personal en el sentido que nos reporte más ventajas, aunque nadie dice que vaya a ser fácil!


 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi19
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi19
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
martes, 03 de enero de 2017 18:06:10
Me gustan mucho todos los finsis que mandan, muchas gracias por hacerme reflexionar
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic