Lo positivo de las emociones negativas

Bookmark and Share

Patricia Lanza
viernes, 06 de abril de 2018

 

Si algo tiene el ser humano es una capacidad infinita para juzgar y para clasificar el mundo en "malo" y "bueno". Esa capacidad para dividirlo todo en dos categorías opuestas y estancas es la que nos impide disfrutar y aprender de la diversidad.

Algo similar ocurre con las emociones. Desde pequeños se nos enseña que hay emociones "buenas" y "malas" y que, por tanto, hay emociones que debemos sentir y fomentar y otras que debemos evitar o, al menos, disimular. Como consecuencia de esto todos queremos sentir felicidad, esperanza, aceptación, confianza... Y, por el contrario, tenemos que huir de la frustración, el enfado, la tristeza o el miedo. Esto es un grave error porque el problema no está en la emoción, sino en cómo se gestiona la misma. Y, como mucho, en las causas que han generado la emoción. Pero todas y cada de las emociones está ahí por una razón. Todas tienen un sentido y se han mantenido a lo largo del tiempo porque cumplen una función adaptativa.

Las emociones que calificamos como "negativas" realmente nos protegen contra las amenazas y nos ayudan a afrontarlas y superarlas. Veamos algunos ejemplos:

  • El miedo está directamente relacionado con la supervivencia, ya que nos alerta de un peligro y nos ayuda a buscar estrategias para enfrentarnos a él.
  • La tristeza nos facilita enfrentarnos a una pérdida, incrementa la empatía y compasión en los demás, favoreciendo que se nos preste ayuda.
  • La culpa nos impulsa a poner en marcha para acciones para reparar el posible perjuicio que hayamos causado.
  • El aburrimiento nos ayuda a abrir la mente, fomentando la creatividad.
  • El asco nos impide el contacto con cosas que podrían ser nocivas para nosotros y poner riesgo nuestra salud.
  • La ira nos indica que se han traspasado unos límites y nos ayuda a defendernos de algo que nos puede dañar. Diversos estudios han demostrado que el enfado que se produce cuando alguien siente que ha sido tratado injustamente incrementa la creatividad, mejora el desempeño laboral y mejora los procesos de negociación

Así que, pese a que la Psicología Positiva nos inculca que debemos vivir en un estado continuo de felicidad y optimismo (denominado por algunos autores como el "fascismo de la sonrisa"), lo más adecuado sería aprovechar lo que esas emociones negativas nos brinda para mejorar y, eso sí, aprender a gestionarlas adecuadamente.

En la siguiente infografía tenéis algunas claves para gestionar adecuadamente las emociones.

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi20
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi20
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic