Fábrica de suenos, fantasías... y odios

Dice Jorge Santayana que "Quien olvida su historia está condenado a repetirla".

Pero, ¿qué pasa con quien la tergiversa?

 

Bookmark and Share

Patricia Lanza
viernes, 29 de abril de 2011

Al ser humano le gusta contar historias. Todas las civilizaciones han tenido fábulas, leyendas, cuentos... que se han transmitido de padres a hijos, ya fuese verbalmente o por escrito.

Desde el siglo XX, el papel de fabricante de historias lo asumió el cine. A través de las películas se han contado historias de amor, de aventuras, de ciencia ficción, de misterio... Los géneros son múltiples y la calidad de las películas también.

Si bien se espera que la imaginación vuele cuando de contar historias se trata, hay ocasiones en las que sería precisamente, lo contrario lo ideal. Éste es el caso del género histórico. Cuando se hace una película para narrar un hecho verídico se espera que éste se ajuste lo más posible a la realidad de los acontecimientos, pero parece que las ocasiones en las que esto ocurre son las menos.

Las deformaciones de la realidad son muchas y variadas y responden a distintos motivos. Entre ellos:

 
  • Los buenos y los malos: la realidad es compleja y al cerebro le gustan las cosas que la simplifican. Por eso, desde siempre, el sistema del bueno y el malo ha funcionado. El que es bueno, es buenísimo, y el malo, malísimo. Rara vez se muestran personalidades complejas en el cine comercial. Eso no vende. Y por lo tanto, los personajes históricos deben plegarse a este sistema también. Un sistema que rara vez tiene que ver con la realidad de las personas que, generalmente, se comportan de distinto modo en función del contexto en el que se encuentren y, por tanto, no pueden ser etiquetadas de buenas o malas con un criterio tan simplista. Así que en el cine tenemos personajes que siempre se comportan de forma intachable, frente a los retorcidos malos a los que jamás se les ha visto un buen acto. El reparto de papeles, claro, depende de los intereses del que reparte.
  • Los héroes: también nos gusta creer que existen los héroes. Esas personas que están por encima del bien y del mal, más inteligentes y fuertes que el resto de los mortales y a los que siempre les salen bien los planes. El cine los ha creado a patadas, incluso basándose en asesinos, mafiosos, mercenarios... Da igual, el caso es que son los personajes que siempre triunfan (o deberían triunfar). Y para ello, al retratarlos en las películas obviamos los aspectos que harían perder el cariño del público. Así que olvidamos los asesinatos cometidos, las torturas, los robos, las violaciones... esos pequeños detalles "insignificantes" que, aunque en realidad cometieron, los harían menos dignos a nuestros ojos.
  • Lo políticamente (o estéticamente) correcto: claro, a día de hoy hay cosas que no quedarían bien en la pantalla así que, ¿por qué no eliminarlas para no dañar la sensibilidad del público? Si la esclavitud, por ejemplo, no queda bien tampoco el pelo en las axilas de las prehistóricas. ¡Hasta los romanos son ahora metrosexuales y van bien depilados!
  • El patriotismo: algunas guerras se ganan y otras se pierden, pero eso tampoco es muy relevante. Y aunque algunos ni siquiera participaran, queda mucho mejor ser los artífices de la victoria y, si no es así, al menos ignorémoslo.
  • El paso del tiempo: el tiempo es de goma en cuanto al cine se refiere. Lo fundamental es plegarse a una serie de reglas. Por ejemplo, el protagonista debe ser el último en morir o, al menos, debe hacerlo después del malo. Por eso, matamos a la gente cuando nos interesa, no cuando corresponde. Y, a ser posible, a manos de quien nos venga bien. Y tampoco es recomendable que al protagonista le cueste mucho conseguir sus hazañas, así que si es necesario, se recortan los tiempos.
  • No hay testigos, pero quedaría tan bien...: hay ocasiones en las que nadie podía presenciar una escena o, al menos, no vivió para contarlo, pero resulta irresistible poner en boca de nuestro héroe esa frase perfecta o que lleve a cabo ese hecho heroico.

La mayoría de estas cosas serían irrelevantes si no fuera por dos motivos fundamentales.

Un estudio publicado en el Psychological Science por Andrew Butler y colegas (Using Popular Films to Enchance Classroom Learning: the Good, the Bad, and the Interesting) demuestra que se retiene un 50% más de información cuando se ve una película histórica que cuando se lee un libro sobre el tema.

Butler también indica en este estudio que si no se advierte previamente de que existen partes de la película que no ajustan a la realidad, la tendencia es a considerar todo como cierto.

Así que reflejando hechos distorsionados en el cine estamos desinformando a muchas personas. Y aquí viene el verdadero problema.

No ha sido sólo el cine el que ha cambiado la historia. Son muchos los casos de alteraciones de los hechos por distintas razones más o menos voluntarias. Desde errores inocentes provenientes de la fragilidad de la memoria, hasta modificaciones motivadas por intereses políticos... el relato de los hechos pasados ha ido sufriendo importantes sesgos que han tenido y siguen teniendo nefastas consecuencias.

Muchos de los problemas a los que nos enfrentamos actualmente provienen de esas alteraciones.

Como dice Antonio Muñoz Molina, las cosas "pueden parecer inocuas, hasta el momento en que nos impulsan a tomar decisiones dañinas o directamente catastróficas. En nombre de una narración embustera de una batalla sucedida en el siglo XIV se pueden cometer masacres trágicamente verdaderas a finales del XX".

Actos de terrorismo justificados por realidades inexistentes, odio a grupos basados en verdades a medias, asesinatos en nombre de hechos tergiversados, buenos y malos creados con una visión dicotómica de la vida que, con un mínimo análisis, cae por su propio peso...

Por todo esto, debemos apelar a una mayor responsabilidad a la hora de creer a pies juntillas lo que nos cuentan de la historia. Porque exista o no intención de manipularla, las consecuencias de las distorsiones pueden ser muy importantes y sólo la capacidad crítica y el interés por conocer todas las perspectivas nos pueden hacer más objetivos y, sobre todo, pueden evitarnos caer en odios y estereotipos que pueden hacer mucho daño. Si las cosas no son blancas o negras, las personas tampoco son buenas o malas. No convirtamos el mundo en una película de indios y vaqueros.

 

book

book
¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi19
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi19
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic