Pánico escénico

La ansiedad en una de las emociones más ampliamente estudiadas. Existen distintos tipos de ansiedad, entre ellos la ansiedad a hablar en público.

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
lunes, 30 de enero de 2012

Revisado los contenidos de uno de los cursos que estamos desarrollando sobre Presentaciones eficaces, para uno de nuestros clientes, me he dado cuenta que no hemos publicado nada relacionado con el pánico escénico o ansiedad a hablar en público.

Teniendo en cuenta que es un problema que todos o casi todos los que con frecuencia hablamos o exponemos en público hemos experimentado  en alguna ocasión, me ha parecido interesante tratar el tema.

El primer punto sería definir qué es la ansiedad a hablar en público. En psicología decimos que la ansiedad a hablar en público es una emoción que se caracteriza por:

  • Pensamientos negativos con respecto al propio desempeño y la valoración que harán los demás, etc.
  • Activación motora caracterizada por: tensión muscular,  temblor manos, tics,  tartamudeo, postura rígida, equivocaciones al hablar, etc.
  • Activación fisiológica como: ruborización, taquicardias, sudoración, malestar gastrointestinal, dificultad para tragar, sequedad en la boca, vacío en el estómago, etc.

Hay estimaciones que indican que entre un 20-85% de la población experimenta ansiedad más o menos intensa cuando habla o expone sus ideas en público

 ¿Cuál es la razón por la que se produce  este miedo?

Las teorías más aceptadas en la actualidad indican  que no existe una causa única sino que apuntan a la confluencia de varios factores.

En este punto sería necesario distinguir entre aquella ansiedad, entendida como activación, necesaria para situarnos en un estado de alerta  positivo, y aquella ansiedad cuyo nivel de activación nos bloquea y  nos impide un buen desempeño. La primera sería algo normal mientras que la segunda si no se controla acabará bloqueándonos pudiendo llegar a ser patológica.

La primera vez que alguien se enfrenta a la situación de hablar en público se produce una cierta activación en el organismo. Puede que la primera vez la ansiedad supere a la persona, algo por otra parte totalmente normal, ya que para adquirir cualquier destreza se necesita práctica y varios ensayos, pero si esta primera vez la persona se siente superada, es posible que en situaciones posteriores comience a anticipar la posibilidad de cometer errores, de bloquearse, y es en ese momento en el que aparece realmente el problema, ya que esa anticipación que desemboca en evitación, acaba impidiendo la práctica.

Hay personas que presentan ansiedad a hablar en público y nunca se han enfrentado a dicha situación. Hay que tener en cuenta que la ansiedad es un tipo de respuesta muy generalizable. Esto quiere decir que la ansiedad experimentada ante una situación podemos trasladarla a otras situaciones que tengan para nosotros características similares. Es incluso posible que simplemente hayamos desarrollado ese miedo a partir de la observación de terceros. Como ocurre en el caso de niños que adquieren determinados miedos a partir de la observación de sus padres.

Cuando la ansiedad alcanza una cierta intensidad suficiente como para bloquear a la persona, hablamos en este caso de ansiedad patológica.

¿Podemos hacer algo para controlarla?.

Existen una serie de recomendaciones básicas que pueden ayudarnos:

  • Nunca debemos huir o evitar las situaciones que nos provocan ansiedad, debemos procurar exponernos a dichas situaciones. No es necesario que nos expongamos de golpe, aunque también hay técnicas en esta línea, sino que podemos ir poco a poco exponiéndonos a distintas situaciones próximas que nos ayudan a ir adquiriendo dominio.
  • También es importante que aprendamos a reconocer las reacciones que acompañan a la respuesta de ansiedad (taquicardia, sudoración, temblor, tics, rigidez etc.).El objetivo es detectar con la mayor premura posible su aparición, y poder poner así en marcha estrategias para impedir que el nivel de ansiedad sigua aumentando, tal es el caso de la respiración abdominal, que consiste básicamente en respirar pausadamente llenando totalmente los pulmones desde el abdomen, algo que no solemos hacer en la respiración normal.
  • Cuando preparemos una presentación podemos pensar en el tipo de público al que vamos a dirigirnos. Saber el número de personas, características y conocimientos previos pueden ayudar a adaptar la presentación a la audiencia.
  • Siempre hay que preparar el tema de la presentación, incluso cuando pensemos que sabemos mucho del tema del que vamos a hablar,
  • Escribir la presentación ayudará a preparar el discurso.
  • Elaborar un resumen con los puntos principales puede servir como guía durante la exposición, y resulta mucho más efectivo que recurrir al texto original.
  • Preparar chascarrillos, notas de humor, anécdotas, si son pertinentes,  sirven para enganchar a la audiencia con el discurso.
  • Practicar la presentación solos o ante otros es fundamental. Nada tiene que ver un texto leído o escrito, con un texto expuesto a otros. Hay que practicar también en las inflexiones de la voz para darle los matices al discurso que hayamos previsto. En algunos casos puede ser útil imaginar la presentación como si se estuviera viviendo o incluso practicarla enfrente a un espejo.
  • Si es posible habla con gente del público antes de empezar. Cuanta más gente conozcamos, más fácil será percibir a la audiencia como un grupo amigable. Siempre podemos mirar hacia ellos u hacia otros conocidos si necesitamos ver una cara amistosa.
  • También es importante empezar el discurso con una presentación personal si la audiencia no nos conoce, y con la presentación de aquello sobre los que versará nuestra exposición.
  • Una vez que terminemos la charla hagamos un análisis de nuestra actuación, fijándonos en lo que hemos hecho bien y en los puntos que debamos tomar en consideración para futuras ocasiones.

 Esta son sólo unas sencillas recomendaciones, que si se siguen pueden resultar muy útiles.

De todos modos, es importante que recordemos durante todo el proceso, cada vez que sintamos  pánico escénico, que la respuesta de ansiedad es totalmente normal, que todos experimentamos ansiedad en un momento u otro, y que esta, irá disminuyendo a medida que adquiramos más práctica. Lo que sí debemos evitar, si realmente queremos mejorar, es intentar huir de las situaciones que nos suponen ansiedad, esto no hace más que perpetuar y empeorar la situación.

 

* Las series son un conjunto de post que giran en torno a una temática y que pueden tener, en algunos casos, continuidad.

Serie: A través de las emociones

El miedo a cometer errores: libérate.
[1] lunes, 23 de enero de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

El miedo al error es un lastre emocional que hay que aprender a soltar.

Pánico escénico
[2] lunes, 30 de enero de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

La ansiedad en una de las emociones más ampliamente estudiadas. Existen distintos tipos de ansiedad, entre ellos la ansiedad a hablar en público.

El miedo una respuesta adaptativa, la fobia un miedo irracional.
[3] lunes, 13 de febrero de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

El miedo es una respuesta adaptativa que ha permitido preservar la especie. Sin embargo, el miedo irracional es altamente incapacitante.

 

 

 

La codicia nos hace esclavos.
[4] lunes, 20 de febrero de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

Arthur Schopenhauer dijo: "La riqueza material es como el agua salada, cuanto más se bebe, más sed da".

 

Emociones que curan o enferman
[5] lunes, 05 de marzo de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

La relación entre procesos mentales y orgánicos es una cuestión presente no sólo en los orígenes de la psicología, sino también  en  la medicina.

La envidia
[6] lunes, 12 de marzo de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

 

La envidia se define como la sensación de admiración o deseo por tener algo que otro posee, y el rencor o resentimiento al ver el éxito del otro.

 

Sentimiento de inferioridad
[7] lunes, 26 de marzo de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

Es un sentimiento en el cual una persona se siente de menor valor frente a los demás.

 

El sentimiento de autoeficacia
[8] lunes, 02 de abril de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

Leía este fin de semana:"La naturaleza nos dota de ilimitadas posibilidades, pero solamente realizamos aquellas para las que nos juzgamos capaces."

Temer más a la vida que a la muerte.
[9] lunes, 16 de abril de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

Muchos han dicho que el suicidio es un ejercicio de libertad, los expertos coinciden en considerarlo un problema de sufrimiento intenso.

Emoción antes que razón
[10] lunes, 23 de abril de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

Las emociones están con nosotros desde hace millones de años, antes incluso de que el homo fuera sapiens.

La confusión entre sentimiento y emoción
[11] lunes, 28 de mayo de 2012 | Nuria Fernández López | leer [+]

Las emociones son respuestas automáticas y los sentimientos son la etiqueta de la reacción emocional.

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi19
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi19
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic