Ámbito de estudio: la playa

Uno de los destinos favoritos durante las vacaciones de verano es, sin duda, la playa.  ¿Por qué nos gusta tanto? ¿Nos comportamos en la playa igual que lo hacemos en otros ámbitos? Vamos a verlo.

 

 

Bookmark and Share

Patricia Lanza
jueves, 19 de julio de 2012

Son muchas las razones que hacen de la playa uno de los destinos estrella del verano. Aunque dichas razones han sido estudiadas por los psicólogos, la mayoría de ellas resultan obvias:

  • Es un entorno lúdico que favorece la distensión y la desconexión del ámbito laboral y sus problemas.,
  • La exposición a la luz mejora nuestro estado de ánimo al incrementar nuestros niveles de serotonina.
  • Produce un estado de relajación favorecido por el sonido del mar y sus movimientos rítmicos.
  • Incrementa la sensación de libertad gracias al contacto con la arena, el sol, el medio acuático...
  • Etc.

 

Aunque este entorno nos hace sentirnos más relajados, abiertos y comunicativos, nuestra forma de comportarnos va a depender en gran medida de cuál sea nuestro planteamiento cuando vamos a la playa y, por supuesto, de nuestra forma de ser habitual. Como cualquier otro ámbito en el que se reúnan personas, la playa y nuestro comportamiento allí ha sido objeto de estudio de los psicólogos.

Si en condiciones normales el comportamiento no verbal es la base de la mayor parte de la comunicación, en la playa el porcentaje incrementa. Sobre todo la proxémica (forma en la ocupamos el espacio que nos rodea y la distancia que establecemos respecto a los demás).

En la playa la proxémica se expresa en el lugar en que nos asentamos, la manera en que colocamos nuestras pertenencias y, sobre todo, la toalla.

 

 

De este modo, las personas más introvertidas buscarán playas o calas más apartadas (caminarán todo lo necesario para lograr encontrar un lugar escondido) y, si no es posible, al menos crearán un espacio de intimidad, usando sillas y sombrillas en forma de barrera. Además, se aislarán de los demás a través de actividades que los absorban como leer o escuchar música.

Por el contrario, los más gregarios preferirán playas más concurridas. Se colocarán en sitios visibles y transitados, como la orilla, y mantendrán una gran disposición a hablar y relacionarse con los otros. Así, estas personas establecerán amistades que durarán ese día, todo el verano o, en los casos de personas fieles a un determinado lugar de veraneo, un grupo que se reunirá de año en año.

 

También podemos apreciar otros aspectos de la personalidad en la playa:

  • Las personas metódicas y ordenadas tendrán todas sus posesiones bien colocadas y siempre vigiladas.
  • Los dominantes acapararán mayor espacio y tendrán más facilidad para defenderlo. Aunque el hecho de estar "ligeros de ropa" favorece que las diferencias de estatus que se plasman más en otros contextos, en éste queden un poco más diluidas.
  • Las personas con baja autoestima pueden ver sus complejos incrementarse si no se sienten a gusto con su cuerpo. Esto favorece que determinados problemas relacionados con el culto al cuerpo incrementen en esta época: el adelgazamiento, el bronceado, la forma física... Llegando incluso a puntos patológicos (anorexia, tanorexia, vigorexia...).

 

Pero seamos como seamos, todos agradecemos esos momentos de descanso y desconexión, así que, ¿para qué analizarlo tanto?

 

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi19
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi19
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic