Un poco más de autocontrol

"Cuando tenemos mucho dinero y mucho tiempo para solucionar un problema, el nivel de conflicto es cero. Pero si hay poco tiempo y escaso dinero, la cosa se complica".


Bookmark and Share

Nuria Fernández López
miércoles, 18 de diciembre de 2019

Llevamos ya un tiempo en el que es fácil observar como las presiones y exigencias a las que estamos todos sometidos nos llevan a estar con los nervios a flor de piel, lo que provoca que cualquier contratiempo, exigencia, demora, apremio, dificultad, etc. conlleva un enfrentamiento o confrontación. Cada vez somos menos tolerantes, cualquier circunstancia adversa se convierte en una dificultad insalvable y en un cuestionamiento de nuestro interlocutor,  sus capacidades, posibilidades, intenciones, actitudes, etc.

Seguramente la exigencia de resultados con menos recursos personales y presupuestarios tiene bastante que ver. Pero, aun así, el estrés y la presión añadida no hacen más que complicar las cosas.

Tal vez se nos ha hecho un poco de "bola" con la tolerancia, la comprensión y la disculpa. Por el contrario, dominamos la exigencia, el cuestionamiento, la duda, la presión. Circunstancias que lejos de solucionar problemas o incidencias, sólo conducen a la crispación. Sacar proyectos adelante a base de cuestionamientos, reproches, exigencias extremas, además de difícil, es enormemente desgastante y frustrante para todas las partes implicadas.

Creo que es cada vez más clave trabajar en habilidades que más que "soft" yo llamaría esenciales, relacionadas con la tolerancia, a todos los niveles, la capacidad de manejar las propias frustraciones y ansiedades si arrojarlas como dardos envenenados a quienes nos rodean, la capacidad de no esparcir y proyectar nuestro propio estrés como un aspersor, la capacidad para encontrar y centrarnos en lo que va bien y funciona, sin ser auditores constantes en busca del fallo y del error.

Esta situación de urgencia y amenaza constante que vivimos requiere y requerirá potenciar este tipo de competencias. Aprender a trabajar bajo presión manejando la sobrecarga de tareas o la urgencia de su ejecución. No puede eliminarse del todo el estrés, pero sí pueden aumentarse las habilidades para sobrellevarlo. La clave es cómo reaccionamos frente a los estresores, no cuáles son. Es fundamental responder de manera objetiva, midiendo la amenaza real que representa una tarea o persona, la desproporción no sólo no ayuda, sino que generalmente tiende a amplificar el problema.

Creo que deberíamos hacer un esfuerzo e incluso un sobreesfuerzo por cultivar las formas, sin prescindir de los objetivos propios, pero auditando nuestros comportamientos y su proporcionalidad con relación a lo que queremos conseguir y lo que perdemos con determinadas actitudes en el camino.

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi10
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi10
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic