El miedo a caer es la principal causa de la caída

El miedo es una sensación, una expectativa de lo que puede ocurrir que nos impide hacer algo para que "no ocurra".

Bookmark and Share

José Luis Bueno Blanco
miércoles, 13 de julio de 2011

Aquí sentado, esperando a que el médico la enfermera me cure la herida (nada grave) consecuencia de mi última caída en la bici. Uff! Siento nervios (¿miedo?) al anticipar el daño que me va a hacer. Y otra vez con el miedo.

En mi anterior post  (Pensaba que era valentía. En realidad era ceguera) precisamente hablaba de la estrategia para aprender a no caerte. Pues al día siguiente de escribir ese post, salí despedido de la bici yendo a parar al suelo porque al encontrarme con una zanja tuve miedo y me dispuse a cumplir todos los requisitos necesarios para caerte en esa situación.

A pesar de haber estado entrenando y practicando, justo momentos antes, cómo vencer ese tipo de situaciones, cuando llegó el momento sentí miedo. Frené. No fui decidido. Sabía lo que debía hacer y cómo debía hacerlo pero me invadió el pánico y perdí impulso. La rueda se quedó clavada y yo salí despedido.

Me levanté del suelo. No me hice daño. A penas unas rozaduras si importancia. No paso nada terrible. Es más no le tengo miedo a esas caídas. ¿Entonces? ¿A qué tengo miedo? Cuando ocurre lo peor (caídas bastante habituales) no son traumáticas. Si supiera con seguridad que iba a tener esa caída, no tendría miedo. Es bastante asumible.

¿Qué es el miedo realmente? El miedo es una sensación, una expectativa de lo que puede ocurrir que nos impide hacer algo para que "no ocurra". Desde luego es un buen sistema de prevención. Pero una vez puestos en faena, el miedo no ayuda. Entorpece. O lo haces o no lo haces. Pero una vez tomada la decisión no puedes paralizarte. 

Luego, reflexionando sobre otras situaciones observo que ha sido una constante. Desde luego, en la mayoría de las caídas, la causa principal ha sido el miedo a la caída que me hizo ser poco decidido, perder fuerza e impulso, perder la confianza en mí y como consecuencia perder las riendas y el control de la situación. "¡Ay, ay, ay, que no me caiga!" no es la mejor estrategia para salir airoso.

Como la experiencia no es traumática, después del incidiente volvía a salir (no me dejó secuela, al parecer). Ayer me monté en la bici, con mi herida vendada y pensando: "Qué bien que no me afecte y pueda seguir saliendo en bici sin miedo". Pero no fue cierto. Ayer pasé más miedo que anteriormente. Ahora tengo más miedo. Tengo miedo en situaciones en las que antes no lo tenía, ni siquiera las evaluaba como potencialmente peligrosas.

El miedo se está generalizando (siguiendo el protocolo de comportamiento del ser humano, con lo que soy normal). La cuestión es que ayer aumentaron las probabilidades de caerme. Es más, cuánto más inseguro iba más inestable, más "casi me caigo" y más miedo. "Uff, que mal lo pasé bajando el puerto". Pero no es la bajada del puerto la que consolida el miedo. Es el valle, es la calma después de la tormenta. Es el sentimiento de seguridad, de haber evitado el peligro lo que hace aumentar el miedo, el no volver a querer estar en peligro.

Un situación continuada de miedo, más o menos manejable, hace que nos habituemos a ella. Pero una situación de miedo, seguida de una de calma que ha logrado evitar el miedo, es en sí misma, la que potencia el miedo.

Mañana volveré a salir. Me enfrentaré, nuevamente, a las situaciones que ayer me dieron miedo. Comenzaré por las más sencillas hasta que me sienta cómodo y vaya recuperando la confianza perdida. Después iré, progresivamente, afrontando las más peligrosas hasta ir superando el miedo, ir afrontando retos mayores.

Si me caigo, volveré a empezar.

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi21
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi21
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
periodistamotor jueves, 14 de julio de 2011 11:03:39
Este es el primer post que leo de José Luis -espero que sea el primero de otros muchos- pero me veo en la obligación de escribir algo en su descargo. He compartido muchos y variados momentos de pedalada con él, y he de decir que si tiene miedo no es algo que comunique a quienes vamos en el grupo. Sin embargo, lo que sí comunica es un alto grado de perseverancia, buen humor y saber estar. Ah zQue el otro día se cayó? También yo me he caído. Por cierto, que de la última caída que tuve sólo recuerdo un comentario: â?se acaba de caer un mitoâ?, una frase que me hizo sentir fantásticamente bien a pesar de la caída (zacaso alguien reniega de los valores de ser un mito?), la dijo José Luis, y por eso la frase tuvo incluso mayor valor para mi.
rayo de luz jueves, 12 de enero de 2012 2:12:45
miedo al miedo, es el mayor miedo.

Es verdad, paraliza algo dentro de esa cabeza loca que todos llevamos dentro.

Que es ese miedo? que hace que salten las alarmas del miedo? a que se tiene miedo? para que se cobija uno en el miedo??

La verdad es que no encuentro muchas respuestas a este temita, pero lo que si es cierto que también lo siento.

Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic