¿Es una mente feliz capaz de tener más de 150 amigos?

La mente humana parece capaz de todo, pero en ocasiones nos presenta sus limitaciones. Según el antropólogo Robin Dunbar la mente humana solo es capaz de mantener 150 relaciones personales.

 

Bookmark and Share

David Fernández
martes, 12 de junio de 2012

Hace unos días, leyendo las noticias de prensa, me encontré con un artículo que captó mi atención.

El texto hablaba de la próxima publicación del libro "Una mochila para el universo" de la filósofa y divulgadora científica Elsa Punset, hija del también celebre divulgador Eduardo Punset.

Su libro postula algunas ideas sobre la mente humana, a la cual considera demasiado negativa y propensa a vivir del pasado o del futuro, dejando de lado el presente; fruto quizás de miles de años de evolución destinados a un solo fin: estar prevenidos contra el peligro para lograr la supervivencia.

Así, algunos comportamientos como la desconfianza ante una persona extraña que pudiese pertenecer a otra tribu y pusiese en peligro a nuestro pueblo o el no ingerir alimentos cuyo sabor no fuese agradable, gracias a los cambios y mutaciones que hicieron que nuestros antepasados encontrasen de manera natural que los extraños sabores de plantas y bayas dañinas para nuestro organismo hiciesen que apartásemos estos vegetales de sus dietas.

Una vez el ser humano ha decidido vivir en sociedad, despreocupado de los peligros que le hacían temer por su supervivencia, decide buscar la felicidad, y encuentra que el cerebro de pensamientos negativos que le había servido para mantenerle con vida, no es el más apropiado para proveerle de felicidad.

La producción de pensamientos negativos provoca que generemos más actividad en el cortex prefrontal derecho, que en consecuencia nos provoca mayor ansiedad, depresión y hostilidad, provocando una insatisfacción autogenerada.

Por el contrario a mayor número de pensamientos positivos, mayor actividad en el cortex prefrontal izquierdo, generando a su vez mayor alegría y satisfacción, que derivará a su vez en una felicidad autogenerada.

Algunos ejercicios parecen ser útiles para mover nuestras neuronas en pos de una vida más feliz: un abrazo de más de 6 segundos será suficiente para que las neuronas espejo hagan su trabajo y nos permitan conectar con la emoción, ejercitarse al final de la jornada diaria haciendo un listado de 10 cosas positivas que han ocurrido en nuestro día; sonreír de manera mecánica, sin ganas, contribuye a relajarnos y a que los demás nos perciban de manera más positiva, el altruismo, escapar de las rutinas, el desarrollo de la creatividad...

Otro de los puntos a tener en cuenta nos vuelve a enseñar que somos seres sociales e incluso ha llegado a cuantificar el valor de la amistad, ya que considera que cada amigo feliz aporta un 15% de felicidad. No obstante el núcleo de amigos más estrecho no supera las 12 personas e, incluso, se mantiene que el máximo de relaciones personales que puede mantener un cerebro humano es de 150, el llamado número de Dumbar.

 

 

Si alguien se apresura a decir que su cuenta de facebook demuestra lo contrario ya que aglutina una cantidad superior de amigos, le tendremos que decir que estos cyber-amigos no cuentan para este cómputo.

Dunbar realizó esta predicción basándose en grupos observables de humanos, buscando dentro de la literatura antropológica y etnográfica para realizar una especie de censo sobre tamaños de grupos sociales, desde las primitivas sociedades nómadas.

Así observó que 150 es el tamaño estimado de un poblado granjero de la era neolítica; 200 el máximo número de académicos en la sub-especialización de una disciplina; 150 el tamaño básico de una unidad militar profesional en la Roma antigua y también desde el siglo 16 hasta la actualidad.

Con el fin de comprobar está teoría, en 2.002 se realizó un experimento a partir del envío de tarjetas de felicitación navideñas.

Se escogió este periodo del año en particular ya que la Navidad es el momento en el que año tras año nos ponemos en contacto con nuestros familiares y amigos más allegados.

El experimento analizó el envió de tarjetas navideñas de 43 individuos y arrojó que cada persona enviaba como media 68 tarjetas; si tenemos en cuenta que muchas de estas felicitaciones eran enviadas a parejas o familias el número medio de personas a las cuales se felicitaba era de 153. Una cifra bastante cercana a la del profesor Dumbar.

A algunos esta cifra les parecerá muy pobre y a otros excesivamente optimista, ¿en que grupo te encuentras tú?

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi3
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi3
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic