Sucesos vitales y habilidades

Podemos entender por suceso vital aquel hecho que es relevante en la vida de una persona.

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
martes, 04 de diciembre de 2018

Los sucesos vitales no tienen un valor en sí mismos, sino que el valor se lo adjudican las personas que los viven con sus percepciones e interpretaciones, tamizadas por las propias expectativas. Existen personas que anticipan acontecimientos, otras los optimizan cuando se producen y otras se ven absolutamente desbordadas.

El éxito y el impacto de las turbulencias emocionales que nos genera el afrontamiento de los sucesos vitales dependen por completo de los recursos personales de cada uno.

Trabajar en el desarrollo de las distintas habilidades que contempla la Inteligencia Emocional se presenta como uno de los aspectos fundamentales a la hora de afrontar los distintos sucesos vitales con el menor impacto y coste emocional. La tolerancia a la frustración, la propia regulación de nuestras emociones, el control de impulsos, la baja susceptibilidad, la comprensión de los sentimientos ajenos, serían algunos de los básicos sobre los que es importante trabajar si hablamos de Inteligencia Emocional. Cultivar este tipo de competencias emocionales nos ayudará a ser capaces de enfrentar, sobreponernos y aprender de dichos sucesos, aumentando nuestra capacidad de afrontamiento a futuro. Distintas investigaciones han demostrado que la resiliencia no es una característica personal con la que se nace, sino que se va adquiriendo. Para ello, existen una serie de atributos sobre los que poner especial atención, no a fin de conocerlos, sino de desarrollarlos, que impactan de forma directa sobre muestra resiliencia.

A saber:

  • Capacidad de comprensión y análisis de las emociones propias y ajenas.
  • Evaluación y valoración que hacemos de nosotros mismos, trabajando autoestima y evitando el autocastigo y la culpa.
  • Capacidad de establecer distancia con los problemas y no dejarnos arrollar.
  • Capacidad de establecer relaciones emocionales sanas, confiar e interesarse por los demás.
  • El sentido del humor, potenciando la capacidad para poder reírnos incluso en la adversidad, contribuyendo a relativizar con ello muchos de los sucesos vitales.
  • Minimizar la amargura y el rencor por hechos ocurridos, dejando que formen parte del pasado y no haciéndolos presentes de forma continua.
  • Aceptar que las circunstancias vitales no siempre han de ser favorables, tolerando la frustración y malestar que ello supone.
  • Capacidad de confiar en las propias habilidades para afrontar con esperanza los distintos tipos de sucesos.

 

Debemos aceptar la decepción finita, pero nunca debemos perder la esperanza infinita.-Martin Luther King.


¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi24
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi24
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic