El agresivo verbal

Las personas violentas verbales despiertan nuestros peores instintos, claro que eso es precisamente lo que desean provocar.

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
lunes, 03 de junio de 2013

 

Todos podemos expresar lo que nos molesta, disgusta o enfada, el tema es encontrar la forma correcta para manifestar nuestras emociones u opiniones sin agredir verbalmente a nuestros interlocutores.

Si pensamos en personas agresivas verbalmente, quien más y quien menos, somos capaces de ponerle cara con una persona de nuestro entorno próximo: compañeros de trabajo, familia, vecinos, amigos, seguro que en alguno de esos grupos somos capaces de encontrar uno.

Los agresivos verbales son personas difíciles, complicadas, que hacen que los encuentros en los que están presentes se conviertan en momentos de gran tensión, estrés, disgusto, malestar y hasta angustia.

Las personas agresivas verbalmente pueden complicarnos o hacernos la vida bastante difícil. Son personas que por la agresividad de sus palabras, expresiones, comentarios suelen dejarnos sin saber que decir, ni qué responder. Establecer una conversación con este tipo de personas nos obliga a un exceso de autocontrol para no responder en los mismos términos y formas que ellos utilizan, que por otro lado, es lo que tratan de provocar.

Son personas que producen un gran desgaste en quienes con ellos interaccionan, ya que obligan a un continuo pensar en qué y cómo actuar para evitar sus ataques.

Las personas agresivas verbalmente se caracterizan por:

  • Ser mordaces, ofensivos e intimidantes en sus expresiones, comentarios, opiniones, puntualizaciones en casi cualquier tema del que hablan.
  • Suelen tener como objetivo generar miedo, tensión, temor para así hacer valer su superioridad.
  • Sus comentarios son sarcásticos y despectivos.
  • Suelen ser personas inseguras y manifiestan este tipo de comportamiento como cortina de humo para no dejar ver sus propias inseguridades.
  • Normalmente suelen usar un tono de voz elevado y gritos.
  • Su recurso lingüístico preferido es la ironía.
  • Tratan de intimidarnos y confundirnos.
  • Suelen tratar de alterarnos con su comentarios y gritos ya que en esos contextos tenemos todas las de perder.
  • Suelen estar a la defensiva de manera permanente ya que en el fondo saben que son personas no aceptadas, respetadas o apreciadas.

Su objetivo es hacernos sentir mal, inseguros, débiles y con ello creer en su propia proyección de seguridad. Se alimentan del deseo de los demás de evitar la confrontación  y acaban consiguiendo que en el deseo de evitar un enfrentamiento, los demás terminan cediendo a sus exigencias o aceptando lo inaceptable en otro contexto de comunicación.

Las personas que están próximas o conviven con este tipo de perfil, acaban enganchados en una tela de araña que se teje con el temor a hacer y o decir algo que despierte su ira, no buscan una comunicación sana, sino que se estancan en el miedo del qué decir y cómo, y qué callar.

Normalmente las personas agresivas verbales suelen ser conscientes del poder que tienen sus palabras y sus gritos, y como con ellos consiguen inhibir el comportamiento de los demás y así alcanzar sus propósitos. Puede incluso mostrarse amigables en contextos en los que no se les lleve la contraria o mientras les sirvamos a sus objetivos.

El sentirnos incapaces de responder a la violencia del otro nos llena de frustración, angustia y resentimiento y mina nuestra autoestemia.

Algunas de las estrategias a utilizar con este tipo de personas cuando forman parte de contextos en los que de alguna manera nos vemos obligados a convivir con ellos, pero no elegidos por nosotros son:

  • Ante sus comentarios con intención provocadora e hiriente responder con un comentario absurdo o incoherente que no dé juego a seguir la conversación.
  • No dejarnos ofender por sus comentarios, nuestra autoestima debe ser fuerte para estar por encima de cualquier provocación.
  • Intenta mantener a raya la ira, el enfado, ya que son estados que la persona agresiva verbal busca provocar en todo momento, son su terreno favorito en el que se siente seguro, y sabe que si consigue alterarnos tendrá la batalla ganada. Hay que estar muy atento a establecer distancia emocional para no caer en su juego.
  • Trabajar en generar indiferencia ante ellos, en obviar la provocación.
  • Intentar no responder o actuar de manera inmediata cuando haya conseguido enfadarnos o desestabilizarnos, ya que en ese momento estamos a su merced.

Convivir con este tipo de personas es bastante complicado y más que intentar controlar su comportamiento, debemos trabajar en intentar controlar el nuestro, tratando de no responder a sus ataques y provocaciones, y desarrollando una buena autoestima que nos proteja de dar crédito a sus comentarios y amenazas.

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi18
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi18
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
MT miércoles, 05 de junio de 2013 13:21:55
No sabéis lo bien que me ha ido este post.

Conozco una persona que está sufriendo esta situación y no sabéis lo duro que le está siendo, hasta el punto de tener que realizar terapia!

Es muy claro, así lo podré hablar con ella y entenderla mucho mejor.

Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic