Toma de decisiones II: Daniel Kahneman: psicología y economía

El sistema intuitivo salta de forma natural, espontánea y nos permite hacer valoraciones de forma rápida y sin esfuerzo.

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
lunes, 28 de octubre de 2013

Como ya hemos comentado en un post anterior, Daniel Kahneman recibió en 2002 un premio Nobel de economía,  por haber integrado aspectos de la investigación psicológica a la ciencia económica.

Kahneman afirma que existen dos tipos de procesos cognitivos diferentes implicados en la toma de decisiones.

  • Sistema I: basado en la intuición.
  • Sistema II: basado en la razón.

Las operaciones generadas por el sistema I son rápidas, automáticas, emocionales, implican poco esfuerzo y se basan en hábitos.

Las operaciones del sistema II son lentas, requieren esfuerzo, están determinadas por normas y reglas.

Ante cualquier toma de decisiones el sistema intuitivo salta de forma natural, espontánea y nos permite hacer valoraciones de forma rápida y sin esfuerzo.

Kahneman señala que las personas necesitamos una razón de peso para poner en marcha el sistema II, ya que su puesta en marcha nos resulta mucho más costosa.

El sistema I suprime la ambigüedad e incertidumbre que son propias del sistema II, con lo que hace el proceso no sólo más ágil, sino mucho más fácil y cómodo.

Las principales conclusiones a las que llegó Kahneman son:

  • La mayoría de nuestros juicios y elecciones suelen ser intuitivas.
  • El juicio intuitivo empeora cuando tenemos presiones de tiempo, cuando realizamos tareas cognitivas simultáneas.
  • Tendemos a tomar decisiones diferentes cuando lo hacemos individualmente o en grupo.
  • Existen dos modos de elección distintos. El gusto (atractivo) relacionado con la intuición, y las reglas (normas explícitas). Al parecer la mayaría de las decisiones las tomamos por gusto.
  • Las elecciones tomadas por reglas racionales suelen limitarse a circunstancias muy concretas. No solemos utilizar el sistema II habitualmente.
  • Aún cuando se proporcionan incentivos para utilizar el sistema II, no lo usamos como primera opción. Pensar de forma racional en algo, no implica que las decisiones que se tomen sean  buenas o adecuadas.
  • Kahneman también señala que muchos decisores expertos obtienen mejores resultados cuando apuestan por su intuición.

Aunque tomar decisiones basadas en la intuición no parece que sea la mejor manera de vender un proceso de toma de decisiones serio, la investigación en los últimos años ha puesto de manifiesto como las decisiones intuitivas pueden ser y son, en muchos casos más acertadas que las puramente racionales. Aún cuando invertimos grandes esfuerzos por apostar por la racionalidad en los procesos de toma de decisiones, tal vez, dejar fluir nuestras propias intuiciones puede reportar también interesantes beneficios.

Fuente: revista Capital Humano

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi20
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi20
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic