Cuando el día está gris

Bookmark and Share

Patricia Lanza
viernes, 28 de febrero de 2014

 

Lunes. No son aún las 8:00 a.m. Suena el despertador. Me levanto y como un zombi llego a la ducha. Sintiéndome un poco más persona salgo, me visto y levanto la persiana. Ya lo habían advertido en la radio: un día más de lluvia. Como mucha gente, estoy ya más que aburrida de tanta lluvia. Es verdad que es necesaria, que hay menos alergias, que el campo estará precioso en primavera... pero ya cansa. No a todo el mundo, claro. Conozco gente a quien le gusta la lluvia y los días grises. Se pongan como se pongan, va contra natura, porque la luz es vida. No sólo para las plantas, también para nuestro estado de ánimo. Ya está más que demostrado que nuestro humor depende de la luz. Y para muestra, la luminoterapia. La serotonina, ese neurotransmisor que regula la ira, el sueño, el apetito, el deseo sexual... y, sobre todo, el humor, depende en gran medida de la cantidad de luz que recibimos. Y, la verdad, este invierno, luz, lo que se dice luz, poca hemos tenido.

Pero por suerte o por desgracia, no todo en esta vida depende de aspectos meramente fisiológicos. El ser humano dispone también de su pensamiento para regular sus emociones. Por suerte a veces y por desgracia en muchas otras ocasiones. Porque, como ya sabemos, la mayor parte de nosotros no somos capaces de controlar nuestros propios pensamientos, esos que  nos hacen sufrir más que la realidad misma.

Pero en ocasiones (raras quizás, pero no por ello menos importantes) nuestro pensamiento da la vuelta a las cosas y, a pesar de un día gris y lluvioso, conseguimos sentirnos positivos. Ya hablamos de ello en un post anterior (El poder de la palabra). Unas frases, unas simples frases, pueden hacer que de pronto nos sintamos mejor.

Hoy es viernes, así que lo tengo más fácil porque en general en este día de la semana casi todos estamos de mejor humor. Pero aunque sea viernes quiero compartir con vosotros unas frases de esas que nos pueden iluminar un poco un mal día.

Si hoy, por ser viernes o simplemente porque te has levantado con el pie bueno, te sientes bien, estas frases a lo mejor no te dicen mucho. O, por el contrario, te hacen sentir aún mejor, quién sabe. Pero haz un experimento. Espera a un mal día, uno de esos en los que piensas que hubiera sido mejor no levantarse, y lee estas frases. O cualquier otra que te guste o motive. No te voy a decir que de pronto, como por arte de magia, todo sea maravilloso pero, a lo mejor, con un poco de suerte (yo no lo llamaría suerte, pero bueno...) ves un poco de luz al final del túnel. Aunque sea un día nublado y lluvioso, es posible que estas frases aporten un poco de claridad al día.

  • El mayor acto de fe algunos días es simplemente levantarse y afrontar otro día.
  • "La felicidad no depende de quién eres o de lo que tienes, depende sólo de lo que piensas". (Dale Carnegie)
  • El barco está seguro en el puerto, pero eso no es para lo que se hicieron los barcos.
  • Si estás buscando a esa persona que cambiará tu vida, echa un vistazo al espejo.
  • "No dejes que lo que no puedes hacer interfiera con lo que puedes hacer". (John Wooden)
  • A veces es necesaria la tristeza para conocer la felicidad, el ruido para apreciar el silencio y la ausencia para valorar la presencia.
  • "No dejes que el comportamiento de otros acabe con tu paz interior". (Dalai Lama)
  • Si quieres volar debes soltar todo lo que te pesa.
  • Abandonar no siempre significa que seas débil. A veces significa que eres suficientemente fuerte y listo para dejarlo y seguir adelante.
  • La felicidad no significa que todo sea perfecto sino ser capaz de ver más allá de las imperfecciones.
  • "La felicidad y la libertad comienzan con la clara comprensión de un principio: algunas cosas están bajo nuestro control y otras no". (Epicteto)
  • Preocuparse no elimina los problemas de mañana, elimina la paz de hoy.
  • "Si estás atravesando un infierno, sigue andando". (Winston Churchill)
  • "Siempre estaba buscando fuera de mí la fuerza y la confianza, pero viene de dentro. Ha estado allí todo el tiempo". (Anna Freud)
  • Fortaleza es cuando tienes mucho por lo que llorar pero en su lugar prefieres sonreír.

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi23
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi23
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic