El traje nuevo del Emperador

Bienvenidas las nuevas tecnologías, las redes sociales, los blogs, facebook, twitter, myspace, youtube, etc.... Pero recordemos que no hay porqué usarlas todas, ni siquiera conocerlas, y que cuando queramos hacerlo, lo mejor es preguntar directamente, reconociendo nuestro desconocimiento...
Bookmark and Share

José Luis Bueno Blanco
martes, 26 de enero de 2010
Estar al día en las nuevas tecnologías, sobre todo en lo que se refiere a internet, redes sociales y diferentes canales de información ha pasado de ser un asunto de friquis a ser algo "totalmente integrado" en nuestras vidas. Cada día aparecen términos nuevos venidos de la red y de nuestra convivencia con ella. Y tal es la novedad y el entusiamo que levanta que se oye hablar en todos los foros. Tal es así que sabemos y conocemos muchas realidades de internet por lo que oimos o leemos. ?Cuántas personas hablan de facebook, quieren modelos como facebook, incluso quieren aplicaciones para sus negocios "tipo fabebook" y sin embargo no lo conocen. Nuncan han entrado, no se han dado de alta y por supuesto no lo utilizan. Pero ?quién se atreve a decirlo?.

La red genera muchos conceptos, muchos conocimientos, muchas herramientas, muchas vivencias, fenómenos, blogs, etc. Y es muy difícil conocerlo todo, usarlo todo. Sin embargo, es difícil admitirlo. En muchas ocasiones preferimos asentir y no preguntar, por pudor, de qué están hablando.

Esto me recuerda al cuento de "El traje nuevo del Emperador" que muestro más abajo. A veces, sentimos tanto pudor en reconocer que no usamos o conocemos ciertas "nuevas modas", que somos capaces de vitorear las bondades en público para demostrar que " no somos aptos o irremediablemente estúpidos" por no "estar al día", como en el cuento de Andersen.

Bienvenidas las nuevas tecnologías, las redes sociales, los blogs, facebook, twitter, myspace, youtube, etc.... Pero recordemos que no hay porqué usarlas todas, ni siquiera conocerlas, y que cuando queramos hacerlo, lo mejor es preguntar directamente, reconociendo nuestro desconocimiento...

El traje nuevo del Emperador

[Cuento infantil. Texto completo]

Hans Christian Andersen


Hace muchos anos había un Emperador tan aficionado a los trajes nuevos, que gastaba todas sus rentas en vestir con la máxima elegancia.

No se interesaba por sus soldados ni por el teatro, ni le gustaba salir de paseo por el campo, a menos que fuera para lucir sus trajes nuevos. Tenía un vestido distinto para cada hora del día, y de la misma manera que se dice de un rey: "Está en el Consejo", de nuestro hombre se decía: "El Emperador está en el vestuario".

La ciudad en que vivía el Emperador era muy alegre y bulliciosa. Todos los días llegaban a ella muchísimos extranjeros, y una vez se presentaron dos truhanes que se hacían pasar por tejedores, asegurando que sabían tejer las más maravillosas telas. No solamente los colores y los dibujos eran hermosísimos, sino que las prendas con ellas confeccionadas poseían la milagrosa virtud de ser invisibles a toda persona que no fuera apta para su cargo o que fuera irremediablemente estúpida.

-!Deben ser vestidos magníficos! -pensó el Emperador-. Si los tuviese, podría averiguar qué funcionarios del reino son ineptos para el cargo que ocupan. Podría distinguir entre los inteligentes y los tontos. Nada, que se pongan enseguida a tejer la tela-. Y mandó abonar a los dos pícaros un buen adelanto en metálico, para que pusieran manos a la obra cuanto antes.

Ellos montaron un telar y simularon que trabajaban; pero no tenían nada en la máquina. A pesar de ello, se hicieron suministrar las sedas más finas y el oro de mejor calidad, que se embolsaron bonitamente, mientras seguían haciendo como que trabajaban en los telares vacíos hasta muy entrada la noche.

-, pensó el Emperador. Pero había una cuestión que lo tenía un tanto cohibido, a saber, que un hombre que fuera estúpido o inepto para su cargo no podría ver lo que estaban tejiendo. No es que temiera por sí mismo; sobre este punto estaba tranquilo; pero, por si acaso, prefería enviar primero a otro, para cerciorarse de cómo andaban las cosas. Todos los habitantes de la ciudad estaban informados de la particular virtud de aquella tela, y todos estaban impacientes por ver hasta qué punto su vecino era estúpido o incapaz.

.

El viejo y digno ministro se presentó, pues, en la sala ocupada por los dos embaucadores, los cuales seguían trabajando en los telares vacíos. . Sin embargo, no soltó palabra.

Los dos fulleros le rogaron que se acercase y le preguntaron si no encontraba magníficos el color y el dibujo. Le senalaban el telar vacío, y el pobre hombre seguía con los ojos desencajados, pero sin ver nada, puesto que nada había. .

-?Qué? ?No dice Vuecencia nada del tejido? -preguntó uno de los tejedores.

-!Oh, precioso, maravilloso! -respondió el viejo ministro mirando a través de los lentes-. !Qué dibujo y qué colores! Desde luego, diré al Emperador que me ha gustado extraordinariamente.

-Nos da una buena alegría -respondieron los dos tejedores, dándole los nombres de los colores y describiéndole el raro dibujo. El viejo tuvo buen cuidado de quedarse las explicaciones en la memoria para poder repetirlas al Emperador; y así lo hizo.

Los estafadores pidieron entonces más dinero, seda y oro, ya que lo necesitaban para seguir tejiendo. Todo fue a parar a sus bolsillos, pues ni una hebra se empleó en el telar, y ellos continuaron, como antes, trabajando en las máquinas vacías.

Poco después el Emperador envió a otro funcionario de su confianza a inspeccionar el estado de la tela e informarse de si quedaría pronto lista. Al segundo le ocurrió lo que al primero; miró y miró, pero como en el telar no había nada, nada pudo ver.

-?Verdad que es una tela bonita? -preguntaron los dos tramposos, senalando y explicando el precioso dibujo que no existía.

. Y se deshizo en alabanzas de la tela que no veía, y ponderó su entusiasmo por aquellos hermosos colores y aquel soberbio dibujo.

-!Es digno de admiración! -dijo al Emperador.

Todos los moradores de la capital hablaban de la magnífica tela, tanto, que el Emperador quiso verla con sus propios ojos antes de que la sacasen del telar. Seguido de una multitud de personajes escogidos, entre los cuales figuraban los dos probos funcionarios de marras, se encaminó a la casa donde paraban los pícaros, los cuales continuaban tejiendo con todas sus fuerzas, aunque sin hebras ni hilados.

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi21
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi21
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe