Cuando de pronto te encuentras fuera de tu zona de confort

Dicen que la vida comienza cuando salimos de nuestra zona de confort y por eso nos animan a salir de ella. Pero a veces nos encontramos fuera sin quererlo ni estar preparados para ello.

 

 

Bookmark and Share

Patricia Lanza
viernes, 11 de septiembre de 2015

Salir de la zona de confort es importante. No sólo importante sino también necesario. Lo sabemos e, incluso, a veces lo intentamos. En el mejor de los casos, lo conseguimos.

El problema es cuando la salida no se produce voluntariamente ni se nos da tiempo para prepararnos. Simplemente, te sacan de la zona de confort a empujones, cuando menos te lo esperas. Entonces te encuentras que las cosas han cambiado de golpe y porrazo, no sabes cómo ni por qué y, menos aún, tienes la capacidad de respuesta para afrontarlo.

La sensación inicial es de parálisis. Te encuentras sobrepasado y confundido. Todo lo que sabías y tu forma habitual de comportarte dejan de ser útiles. No sabes qué hacer y lo que tienes enfrente te parece un precipicio imposible de salvar. Pero ya no hay vuelta atrás. El camino sólo va hacia delante y seguir con la mirada puesta en lo que has dejado a tu espalda no te va a ayudar a avanzar.

Cuanto más súbito y drástico haya sido el cambio, más complicado te resultará. Cuanto más asentado estuvieras en tu zona de confort, más seguro y acomodado te encontraras en ella, más de improviso te pillará el cambio y más difícil te resultará enfrentarte a él.

Pero como todos sabemos (al menos racionalmente), la vida es cambio, e intentar resistirnos a él es un esfuerzo vano. Y el cambio es también incertidumbre. No siempre supone una mejora, pero nos guste o no, cuando se produce un cambio sólo tenemos una opción: adaptarnos lo mejor posible. Como decía Viktor Frankl: "Cuando no somos capaces ya de cambiar una situación, nos enfrentamos al reto de cambiar nosotros mismos".

Así que en ese punto del camino lo importante es dar el primer paso. Ese paso que supone comenzar a movernos, empezar a avanzar de nuevo. Y ese primer paso es la aceptación.

Aceptar que ya no es lo mismo y que, probablemente, nunca volverá a serlo. Quizá no tenga mucho sentido perder mucho tiempo analizando cuánto hemos perdido, si la situación es mejor o peor, qué consecuencias negativas tendrá... Seguro que es mucho más útil centrarse en qué beneficios podemos encontrar o, al menos, cómo sacar el mejor partido a lo que hay.

Aceptar alejándonos de la posición de "víctimas" del cambio. Dejar de vernos a nosotros mismos como efectos colaterales de algo que ha sucedido y sobre lo que no tenemos control y  pasar a una visión más proactiva: reconocer que tenemos miedo, pero centrarnos en nuestros puntos fuertes para no sólo afrontar los obstáculos sino intentar aprender y mejorar.

Y después, tenemos que seguir dando pasos. Pequeños pero decididos. Pasos que supongan:

  • Asumir que el proceso de adaptación no es sencillo y llevará tiempo. Por eso, tenemos que ir poco a poco, estableciendo hitos realistas en el largo camino. Y aunque a veces tengamos que prolongar el itinerario para sortear algún obstáculo, tener la mirada fija en nuestra meta final para estar seguros de no desviarnos.
  • Detectar los pensamientos limitantes y modificarlos por otros más productivos. No convertirnos en nuestros propios enemigos dejando que nuestra frustración y cualquier idea negativa nos haga tirar la toalla.
  • Buscar toda la información posible sobre la nueva situación, para tener una perspectiva más amplia y realista de lo que hay.
  • Ampliar nuestros conocimientos y habilidades para ajustarlos a las nuevas necesidades de forma que incrementemos nuestras posibilidades de afrontar con éxito cualquier situación nueva que se nos presente.
  • Y pedir ayuda. Tenemos que recordar que tenemos muchas personas a nuestro alrededor que seguro que nos pueden echar una mano y están encantadas de hacerlo. Debemos evitar esa tendencia tan nuestra a hacer cualquier esfuerzo excesivo y muchas veces improductivo, antes de reconocer que tenemos un problema o que necesitamos algo. Afrontar el miedo a ser juzgados o mostrar debilidad, el orgullo y la posibilidad de que nos digan que no y dejar que los demás nos apoyen si lo necesitamos.

 

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi10
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi10
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic