El agotamiento emocional

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
martes, 27 de noviembre de 2018

El agotamiento emocional es un estado al que se llega por una sobrecarga de esfuerzo de muy distinta naturaleza: excesos laborales, responsabilidades, conflictos, etc.

A este estado se llega como consecuencia de un gran desequilibrio mantenido durante un tiempo variable entre las demandas recibidas y nuestras posibilidades de respuesta.

No es algo que surja de la noche a la mañana, sino que es consecuencia de un proceso que se va gestando, aunque puede haber una manifestación brusca, que vendría a ser como el punto de inflexión en donde nuestra capacidad de aguante se quiebra. A partir de aquí las manifestaciones pueden ser de distinto tipo dependiendo de cada persona. Enfermedades físicas, ansiedad, depresión, bloqueos, ira, etc. La manifestación más común y habitual es una sensación de no aguantar más y de no poder seguir hacia delante.

Normalmente solemos hacer oídos sordos a las manifestaciones que nuestro propio organismo nos envía como señal de alarma. Las ignoramos y seguimos adelante hasta el punto de ruptura.

Como ya sabemos que prevenir en la mejor de las intervenciones, es importante estar atento a esas señales de alarma.

  • Cansancio físico.
  • Insomnio.
  • Dar vueltas en la cabeza de tal forma que quedamos atrapados en una maraña de pensamientos negativos.
  • Hipersensibilidad e Irritabilidad. Todo nos molesta y nos enfadamos con relativa facilidad.
  • Desmotivación. Nos sentimos sin fuerzas, sin ganas, sin ilusión.
  • Aplanamiento emocional. Entramos como en una especie de letargo emocional.
  • Bloqueos y fallos en la memoria. Olvidamos cosas con bastante frecuencia y ante los problemas no somos capaces de ver soluciones, no nos sentimos con fuerza para poner nuestra cabeza en marcha.

Llegados a este punto ni que decir tiene, que en cuanto notemos alguno o varios de estos síntomas conviene poner el freno cuanto antes. No es un proceso que vaya a menos, sino que una vez que la bola empieza a rodar, lo más probable, es que se vaya a más. De lo contrario, más tarde o más temprano, será imposible seguir adelante.

Las soluciones irán siempre de la mano de poner en marcha comportamientos que nos ayuden a compensar las anteriores manifestaciones. Para ello conviene trabajar insistentemente en algunos de los básicos:

  • Buenos hábitos de alimentación, sueño y actividad física es la recomendación más repetida pero también la más básica, si esto falla, poco van a hacer las demás.
  • Trabajar en el ajuste de las exigencias, resultados, expectativas a los que nos sometemos, con relación a los tiempos, recursos, posibilidades.
  • Rebajar las obsesiones de perfección y cumplimiento.
  • Obligarnos a buscar momentos para la desconexión y empeñarnos si es necesario en dedicar tiempo a lo que nos desconecta.

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi24
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi24
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic