El valor de la confianza

Según la RAE: "Esperanza firme que se tiene de alguien o algo".

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
lunes, 21 de enero de 2013

 

La confianza es quizá el bien más preciado con el que cuenta una relación. Es una apuesta hacia el futuro que aporta tranquilidad y seguridad. Si existe confianza cualquier cosa es posible.

Es difícil de construir y muy fácil de perder. Nada se sostiene si no hay confianza.

La confianza puede estar referida a uno mismo. Confiando en las capacidades y posibilidades propias. Puede estar referida al otro, proporcionándonos tranquilad y seguridad en la relación.

Cualquier relación ha de basarse en la confianza: la relación de pareja, la relación de amistad, la relación jefe-empleado, la relación compañeros de trabajo, la relación cliente-proveedor, la relación de vecinos, conocidos, etc. Ninguna de ellas se sostendrá si falla la confianza.

La confianza es una apuesta, una inversión que se hace en la relación, que se basa en el "confío en ti y por ello estoy dispuesto a ...".

La confianza se mantiene mientras se cumplen unos mínimos para las distintas partes implicadas. Si una de la partes, rompe ese criterio de mínimos, la confianza se pierde, y la relación se resiente, tanto que al final acaba también extinguiéndose. Es cierto, que hay veces que la apuesta ha sido tan fuerte, por una parte o por las dos, que se intenta por todos los medios salvar lo que queda.

Perder la confianza en uno mismo o en los demás, supone una pérdida muy difícilmente gestionable.

Aunque para construirla hacen falta unos buenos cimientos y un esfuerzo continuo, para perderla a veces basta un simple gesto no esperado, una palabra fuera de lugar, un error de comportamiento, una expectativa no cumplida, etc., y a partir de ahí todo cambia, ya nada vuelve a ser como antes.

Es un punto de no retorno. Cuando se pierde la confianza, si es necesario mantener la relación, como en el caso de personas que trabajan juntas, compañeros, jefes-trabajadores, ha de buscarse una nueva dimensión en la que anclar la relación para que se pueda mantener a flote, sin provocar un desgaste diario, muy difícil de gestionar.

Las empresas invertimos muchos esfuerzos, recursos y dinero en generar confianza en nuestros clientes, en nuestros equipos y en nuestros proveedores.

A raíz de la crisis es una de las palabras de moda. Parece ser que este "tsunami" que nos arroya desde hace ya tiempo,  se debe a la falta de "confianza", y cuando se recobre la confianza las aguas volverán a su cauce.

En confianza no es posible llegar a ningún tipo de acuerdo. La confianza aumenta de forma significativa el compromiso y la implicación.

 

 

 

 

 

Para generar confianza en el entorno empresarial debemos actuar con lealtad, compromiso, cumpliendo lo pactado o acordado, es fundamental trabajar en el cuidado de los procesos de comunicación horizontal y vertical,  en el respeto hacia nuestros interlocutores,  trabajar en la idea de solución de problemas y afrontar el difícil desafío de la verdad, trabajar el "walk the talk" la coherencia entre lo que hago y lo que digo, ejercitar la tolerancia y la humildad.

La confianza no es propiedad de nadie, se genera fruto de lo anteriormente señalado, y corresponde a todos los implicados trabajar en su cuidado ya que puede romperse por cualquiera de las partes.

Todos formamos parte de distintos engranajes que se sostienen gracias a la confianza, pero en la mayoría de las ocasiones no somos conscientes de la importancia que tiene para que dicho engranaje funcione de forma correcta. En muchos casos tomamos conciencia de ello cuando las cosas ya no fluyen, ni tan bien, ni tan fácil como antes.

Es un buen ejercicio estar atento a las acciones que dentro de nuestro propio comportamiento sostienen la confianza de otros y tratarlas con verdadero mimo, ya que en cualquier despiste podemos perderla y a partir de ahí el retorno se hace bastante complicado. Pensemos por un momento lo que hemos sentido en alguna ocasión en la que hayamos perdido la confianza en nuestro jefe, nuestros amigos, nuestro compañero, y cómo ha sido la interacción a partir de ese momento. Tal vez merezca la pena invertir un poco de reflexión previa para tratar de evitarlo. Los mayores enemigos de la confianza son: el autoritarismo, la rigidez, la falta de empatía, no escuchar, la prepotencia, la hostilidad y el miedo.

 

 

 

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi19
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi19
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
jueves, 21 de febrero de 2013 22:02:31
polyclinic{l{la{i

zṕólk

susana chompers lunes, 18 de marzo de 2013 19:25:57
olazzzzzzz
jancy viernes, 02 de agosto de 2013 0:48:29
gracias me sirrvio de mucho
3uu4u viernes, 23 de agosto de 2013 23:39:53
la confianza es aquel que no
bibi martes, 22 de octubre de 2013 22:43:56
esta muy buena la informacion la recomiendo
teodoro martes, 22 de octubre de 2013 22:46:54
hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhooooooooooooooooooooooooooooooooooolllllllllllllllllllllllllaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa gracias me sirvio mucho
ansoledad domingo, 02 de febrero de 2014 16:46:21
esta pajina me gusta

Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic